Cómo nos ayudan las TIC a vender más

Contestar a las preguntas a quién vender, a través de qué canal, a través de qué medios darnos a conocer y con qué marca es una de los mayores desafíos a los que se enfrenta una compañía y sus directivos… seguro que eso nos hace extremar la vigilancia y la exigencia respecto de con qué ayudas contamos…

Superados ya los tiempos de la “moda tecnológica” – en los cuales se consideraba a la herramienta” como la solución, pensando que la simple inversión en una determinada tecnología nos proporcionaría “perse” los beneficios esperados-;  incluso atravesado ya el período de desencanto posterior, la realidad hoy es que las empresas son perfectamente conscientes que al referirnos a la aportación de las tecnologías de la información nos estamos refiriendo al conjunto de tecnologías, estrategias, personas y procesos implicados en el despliegue real de  cualquier tecnología en la empresa…

Podríamos destacar tres beneficios básicos de las TIC, que deberían estar siempre presentes en cualquier propuesta de innovación:

  • la información en tiempo real,
  • la movilidad o libertad de acceso desde cualquier dispositivo y…
  • la integración.

La acción de analizar el mercado y nuestro posicionamiento en él, lejos de ser una acción estática, ha de hacerse cada vez de forma más continua, con lo que aquí tenemos uno de los principales beneficios de las tecnologías: pueden ayudarnos a mantener constantemente actualizados y en línea los resultados de nuestro posicionamiento en el mercado y además nos permiten hacerlo a pie de obra, en el lineal del supermercado o en el punto de venta. De esta forma tenemos acceso a información crítica justo en el momento en el que se está produciendo.

Otro punto a tener en cuenta es Internet, con ella, podemos tener miles de potenciales clientes a un solo click de distancia, indudablemente, hemos de considerar que la aparición de internet va a modificar sustancialmente nuestra relación con los clientes y los mercados. Con Internet, pequeños competidores pero más ágiles pueden representar una amenaza real incluso en el corto plazo.

Respecto de la integración, por ejemplo, las soluciones CRM (gestión de las relaciones con clientes) integradas con nuestro portal web, han evolucionado muchísimo, pasando de ser islas de información desconectadas de los sistemas de gestión de las compañías, a sistemas perfectamente integrados con la facturación, almacén, cobros, fabricación y recursos humanos… desde esta perspectiva, por ejemplo, no es descabellado pensar en diseñar la estrategia de clientes o de campañas y promociones en función de la planificación de la producción, de tal forma que el marketing ayude a alisar la producción, o elimine restos de serie, en un entorno donde la fabricación y las ventas actúan proporcionándose fluidez mutuamente, y no generando entre sí disrupciones o cuñas que perjudiquen los márgenes…

Incorporar sistemas de información, simples o complejos, en la toma de decisiones empresarial es posiblemente una de las principales prioridades de la pyme, pero recuerda, construye tu cuadro de mandos arreglo a aquello que puedas “medir” y sobre lo que puedas “actuar”, si tienes demasiados indicadores inútiles, siempre existe la posibilidad de esconderse detrás de alguno de ellos.